Gestion Canal

POR QUÉ CELEBRAMOS EL DÍA MUNDIAL DEL AGUA

 

La creación en 1992 de un día internacional dedicado al agua sirvió para llamar la atención sobre la importancia de este recurso natural, que debemos cuidar puesto que es indispensable para la vida

Como cada 22 de marzo, hoy es fecha de celebración; no por el cumpleaños de ningún familiar o amigo, sino porque se conmemora el día de un bien al que le tenemos un enorme aprecio: el agua. Por eso, siguiendo la idea de las Naciones Unidas, aprovechamos estas líneas para recordar la importancia de cuidarla, pues cada gota tiene un enorme valor. Y es que en la actualidad, más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de casa, lo que les obliga a guardar horas de cola o acudir a pozos lejanos para conseguir unos pocos litros.

Dado que nuestra supervivencia depende de tan valioso recurso ─al que no todos pueden acceder en óptimas condiciones─, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó en 1992 la creación de un día internacional dedicado al agua. Desde entonces, el propósito es que cada 22 de marzo sirva como altavoz para recordar a la población que el agua dulce es un recurso indispensable para la vida. El Día Mundial del Agua supone así una oportunidad para llamar la atención y concienciar a los Estados y a la población acerca de la importancia de hacer una gestión sostenible del agua dulce.

El lema para este año 2018 es “Nature for water”, enfocado en las soluciones que a través de la naturaleza podemos aportar para resolver las crisis hídricas en el siglo XXI. En este sentido, se hace hincapié en la trascendencia de cuidar el ecosistema global, ya que, si no nos comprometemos a conservar el medioambiente, cada vez será más complicado asegurar la provisión del agua que necesitamos para vivir. Por ello, desde las instancias internacionales se aboga por plantar nuevos bosques o restaurar humedales para así armonizar el ciclo del agua. La puesta en marcha de ese tipo de soluciones basadas en la naturaleza, como reconectar ríos con terrenos inundables, no solo ayudaría a conseguir un equilibrio hídrico, sino que contribuiría a mitigar los efectos del cambio climático.

Otro punto esencial en este aspecto reside en frenar la contaminación del agua. Mundialmente, más del 80 % de las aguas residuales que generamos vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada, según datos de Naciones Unidas. Los vertidos contaminantes acaban planteando graves problemas para los ecosistemas acuáticos y, en consecuencia, para la propia salud humana. Por este motivo, durante el Día Mundial del Agua se pone especial empeño en que las naciones apuesten por iniciativas encaminadas a la conservación de los recursos hídricos.  

La fórmula del cuidado del agua

En cualquier caso, bien es sabido que los cambios globales empiezan a pequeña escala, y eso es algo en lo que también se intenta incidir con la conmemoración del Día Mundial del Agua. Cada uno de nosotros tiene en su mano hacer un uso responsable de este bien tan preciado, que es imprescindible pero también escaso.

Quien tiene esta lección aprendida y continúa erre que erre con el cuidado del agua es Matilda, más si cabe después de que haya descubierto la fórmula maestra, una ecuación fácil de recordar en tanto que se reduce a una sencilla suma: REutilizar + REciclar + REducir.

 

La fórmula se puede aplicar con sencillos gestos que, aunque supongan un simple grano de arena entre una gran montaña, ayudan a cuidar el agua en nuestro entorno. ¿Gestos como cuáles? Por ejemplo, recogiendo en un cubo el agua que cae de la ducha mientras esperamos a que se caliente, ya que luego podremos reutilizarla para regar las plantas o fregar el suelo; reciclando el aceite que usamos para cocinar y depositándolo en recipientes que luego entregaremos en el punto limpio más cercano, pero nunca arrojando el óleo por el fregadero, ya que contamina el agua con suma facilidad; y reduciendo el consumo en la medida de lo posible, por ejemplo, cerrando el grifo mientras enjabonamos la vajilla, poniendo la lavadora con la carga completa o utilizando cisternas de doble carga.

En nuestra sociedad, el agua es un bien tan común que a veces perdemos la perspectiva y olvidamos que es un elemento esencial. Además, el agua juega un papel clave en el crecimiento económico, la reducción de la pobreza o la sostenibilidad medioambiental, contribuyendo al bienestar de miles de millones de personas. Por este motivo, no es de extrañar que un día del calendario esté dedicado a ella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Participa!

Puedes escribirnos a elretodelagua@canaldeisabelsegunda.es y proponernos temas de interés sobre los que te gustaría saber más. Lo tendremos muy en cuenta a la hora de elaborar los próximos artículos. ¡Muchas gracias por colaborar con nosotros!