Gestion Canal

PROTEGER EL MEDIO AMBIENTE ESTÁ EN NUESTRAS MANOS

El Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra anualmente el 5 de junio, se ha convertido en una jornada para reflexionar sobre nuestro impacto en el medio ambiente, y para fomentar acciones encaminadas a preservar nuestro planeta

Cuando se trata de cuestiones trascendentales para el planeta, la ONU siempre ha sido la primera en dar un paso al frente. Consciente de que la protección del medio que nos rodea es fundamental para nuestro desarrollo y el de las demás especies, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió aprobar en 1972 una resolución que designaba al 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente, que fue celebrado por primera vez dos años más tarde, en 1974.

El objetivo de la jornada era claro: pedir a los gobiernos y organizaciones que emprendieran actividades que reafirmasen su preocupación por la protección y el mejoramiento del medio ambiente. Sobre esa semilla inicial germinaron posteriormente preocupaciones sobre temas concretos como la reducción de la capa de ozono, el calentamiento global, la desertificación, etc. Este año, el problema sobre el que se ha puesto el foco es la creciente contaminación por plásticos, un tema que tratamos recientemente en este blog y te invitamos a consultar de nuevo.

La invasión de plásticos que está sufriendo el planeta se ha convertido en un asunto preocupante. Los datos hablan por sí solos: cada año se usan 500.000 millones de bolsas de plástico; en la última década se ha producido más plástico que durante todo el siglo pasado; cada minuto se compran en el mundo un millón de botellas de plástico; la mitad del plástico es de un solo uso; y cada año se arrojan a los océanos más de ocho toneladas de plástico. 

 

Cada minuto se compran en el mundo un millón de botellas de plástico, cantidad que conviene reducir ostensiblemente.

 

Precisamente por la crudeza de la situación, la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente cobra más relevancia que nunca, pues sirve para concienciar a la población sobre la necesidad de reducir la cantidad de plástico que se consume en el planeta, especialmente aquel que es de usar y tirar. En este sentido, aunque todavía queda mucho por hacer, ya se están viendo iniciativas que muestran una firme voluntad por combatir esta contaminación plástica: algunos países han prohibido las bolsas de plástico finas –en España, el fin de las bolsas no biodegradables llegará en 2021–, en el maratón de Nueva York se probó el uso de vasos reciclables para reducir el número de botellas y también algunos equipos deportivos han dejado de vender bebidas con pajitas, entre otros ejemplos.

El Día Mundial del Medio Ambiente 2018 tendrá como país anfitrión a India, que será el centro de las celebraciones a nivel global. No obstante, en infinidad de puntos del planeta se han estado preparando actividades de sensibilización. En España, sin ir más lejos, se han celebrado charlas y organizado quedadas para eliminar residuos plásticos de las calles, los parques o las playas.

Canal, comprometida con el medio ambiente

Canal de Isabel II no es ajena a esta problemática medioambiental: la sostenibilidad está en su ADN. Por ello, desde hace años dirige sus esfuerzos hacia un desarrollo sostenible y respetuoso con la naturaleza, más aun cuando su materia prima es el recurso natural más importante: el agua, fuente de vida.

El compromiso de Canal con el medio ambiente se ve reflejado en actuaciones y procedimientos que tratan de contribuir decisivamente con su cuidado. En este sentido, está afinando al máximo el proceso de depuración de las aguas residuales para preservar los ríos y cauces receptores de la mejor manera. Y, sobre todo, está apostando por el fomento de la economía circular y las energías renovables.

La compañía cuenta con un parque de energía hidráulica, biogás y cogeneración de alta eficiencia que supera los 80 MW. En la actualidad, de manera sinérgica a su actividad como gestora del ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid, Canal produce el equivalente al 60 % de la energía que consume, y alrededor de un cuarto de esta producción se utiliza para el autoconsumo. Siguiendo por esta línea de la sostenibilidad, la empresa trabaja para alcanzar un 100 % de autoconsumo de energías limpias para el año 2030.

Por otra parte, Canal cuenta con un plan de reutilización que le permite minimizar los residuos que genera. En este punto juega un papel muy importante el aprovechamiento de los fangos derivados de la depuración del agua residual. La compañía lleva apostando desde 2010 por el reciclaje de los lodos producidos en las depuradoras de aguas residuales, un proceso donde además se genera energía eléctrica gracias a la cogeneración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Participa!

Puedes escribirnos a elretodelagua@canaldeisabelsegunda.es y proponernos temas de interés sobre los que te gustaría saber más. Lo tendremos muy en cuenta a la hora de elaborar los próximos artículos. ¡Muchas gracias por colaborar con nosotros!